Etiquetas

IGLESIA



Creo en la Iglesia, que es una, 
santa, católica y apostólica. 
Credo 
Niceno-Constantinopolitano


La Iglesia Católica es la única fundada por JESUCRISTO, Dios y Hombre verdadero.
Todas las demás iglesias y religiones han sido fundadas por hombres, después.
A continuación les pongo el prólogo de mi libro SOY CRISTIANO escrito en su primera versión a finales de 2004 y recientemente revisado. Sirva el prólogo de mi libro, para presentar esta sección tan importante, que tiene por objetivo demostrarte que la IGLESIA CATÓLICA es la verdadera y única Iglesia que fundó Cristo.
_______________________________
PORTADA DEL LIBRO
Yo siempre he creído en Dios, gracias a que mis padres que me bautizaron en la Iglesia que es Católica y Apostólica. Allí recibí el mayor don de Dios. Puso en mi su Espíritu y me llamó hijo mío por primera vez, para que yo cuando yo creciera, libremente escogiera llamarle Padre. Eso se consigue en el Bautismo, sacramento instituido por Cristo para su Iglesia. Siempre he creído en Dios, como muchos, y no siempre he obedecido a Dios, como muchos. Lo cual hace tu fe vana, porque no es suficiente con creer mentalmente en la existencia de Dios, ya que como dice la Escritura, los demonios también creen, pero tiemblan[1] .sino que debes hacer lo que el dice, y la Iglesia tiene la tarea de enseñar lo que El dice. No siempre he comprendido esto. Luego aprendí la doctrina cristiana suficiente para realizar mi primera comunión del cuerpo y la sangre de Cristo. Los evangélicos y protestantes en general no aceptarían esto como legítimo ante Dios, sin embargo es curioso. Yo no conocí a Dios fuera de la Iglesia Católica, sino dentro de ella. ¿Cómo es posible que yo adquiera mi base cristiana en un lugar que por ejemplo, los evangélicos, tildan casi de abominación? ¿Qué hubiera sido de mí, sino hubiera sido bautizado en la Iglesia Católica, sino hubiera de niño estudiado religión católica en el colegio? Muchos protestantes deberían considerar esto, al igual por ejemplo de pensar que las sagradas escrituras, la Biblia, la tenemos por medio de la Iglesia, la misma Iglesia que muchos protestantes relacionan con Satanás, el error, y el escándalo. Por esto, resulta contradictorio el renegar de la Iglesia que a mí me ha facilitado la oportunidad de tener fe en Jesucristo, Hijo de Dios, que murió por mí y por toda la humanidad en la cruz, y que resucitó al tercer día. Resulta conflictivo el renegar de la Iglesia, cuyo credo es mi credo. Sin embargo, yo me aparté de ella, llegué a sentirme muy lejos de ella, pero en el fondo más profundo de mi corazón, nunca pude de renegar completamente de la Iglesia que me dio la oportunidad de ser salvo para la vida eterna. Pero van a tener que suceder muchas cosas en mi vida, para que llegue a comprender lo que es la obediencia a Dios como parte de la fe cristiana.
 Por eso, aunque alejado de ella, nunca dejé de sentirme en ella de alguna manera. Por eso, aún cuando andaba acudiendo a congregarme con hermanos evangélicos o bautistas, nunca me sentí protestante, ni integrado plenamente en sus congregaciones. Por eso, tal vez siempre defendí que yo no quería ser miembro de ninguna de esas congregaciones, sino hermano de todos. En mi ha existido siempre un concepto. De acuerdo con la Biblia: - La Iglesia es una.
 - Los cristianos somos todos hermanos unidos en la misma fe y en la misma Iglesia.
 - Las divisiones no son aceptadas por Dios.
 - Las denominaciones protestantes colisionan frontalmente contra la verdad de las escrituras. Ahora, reconozco que durante muchos años fui creyente en la teoría, pero no en la práctica, y que fui detrás de aquellos que la Biblia llaman, “lobos vestidos de ovejas” buscando a Dios, lejos, cuando lo tenía muy cerca. [2] Reconozco que me radicalicé y me convertí en un cristiano fundamentalista, inspirado por las enseñanzas de falsos maestros a los que escuché, pero mi afán por seguir la verdad, de cumplir lo que dice la Biblia, me fue alejando de las teorías fundamentalistas y separadas de la Iglesia católica. La Biblia que muchos enarbolan para defender falsas doctrinas, es un arma de doble filo que puede hacer que te tragues tus palabras y que la verdad completa salga a relucir con el tiempo. Eso es más o menos lo que a mí me sucedió, y es lo que trataré de explicar en este libro. 


[1] Santiago 2,19 (Biblia)
[2] Hch 17, 27-28
(c) Francisco Javier Madueño. Todos los derechos reservados.

¿CÓMO es tu fe? 

    Depende del lugar donde vivas, tu patria, tu familia, tus entorno, todo contribuye a formarte como católico. La palabra Católico sólo indica que la fe cristiana es universal, que es una sóla, que estamos unidos en la misma doctrina...






CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. El Papa Juan Pablo II escribía una carta Apostólica en 1997, que se puede leer al inicio del Catecismo. Destaco estos dos fragmentos:


...la finalidad del Catecismo de presentarse como una exposición completa e íntegra de la doctrina católica, gracias a lo cual, cualquiera pueda conocer aquello que la Iglesia profesa y celebra, lo que vive y ora en su quehacer diaria.

La Iglesia dispone ahora de esta nueva exposición autorizada de la única y perenne fe apostólica, que servirá de «instrumento válido y legítimo al servicio de la comunión eclesial» y de «regla segura para la enseñanza de la fe», así como de «texto de referencia seguro y auténtico» para la elaboración de los catecismos locales...


TEMAS QUE TRATO EN ESTA SECCIÓN

1 . CRISTO fundó UNA sóla IGLESIA. ¿Cómo es posible distinguir entre la verdadera Iglesia de Cristo y las sectas? El Padre Flaviano Amatulli nos explica a través de estos videos. 
[ TEXTO Y VIDEOS AQUÍ ] También te invito a visitar su sitio web: www.padreamatulli.net


2. ¿CUAL ES LA VERDADERA IGLESIA DE CRISTO?. Una vez visto en el primer punto, como defenderte de los ataques de las sectas , sigamos profundizando un poco más. Hoy en día, si uno camina por la ciudad es posible encontrarse con un gran número de iglesias, muchas de ellas llamadas cristianas, algunas de estas denominaciones sólo han sido fundadas hace apenas unos años. ¿Ha sido esto siempre así? [ VIDEOS AQUÍ ]

3. CATECISMO: "Creo en la Santa Iglesia Católica"(Artículo 9). Si Cristo ha fundado UNA Iglesia, creer en Cristo y creer en la Iglesia son dos cosas inseparables. [ LEER AQUÍ ]

4. LA IGLESIA CATÓLICA HA SIDO FUNDADA POR JESUCRISTO PARA LA SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD. El padre Jorge Loring S.J. nos explica en su libro "Para Salvarte", acerca de este aspecto inseparable de la fe en Cristo. [ IR AL LIBRO PARA SALVARTE en pdf y leer el punto 37 ].

5. La Iglesia es la familia de DIOS. Algunos creen erróneamente que cuando decimos "creo en la Iglesia", estamos diciendo que la Iglesia son los sacerdotes, los Obispos y el Papa. Sin embargo, esto no es así. [ LEER MÁS ]





_________________________






























MI TESTIMONIO PERSONAL


Creo en Dios y creo en Jesucristo, pero también creo en la Iglesia Católica, entendiendo por Iglesia Católica la única Iglesia de Cristo, puesto que claro y notorio para el que lo estudia, que Cristo sólo dijo "...y sobre esta piedra, edificaré MI IGLESIA.". Es decir, UNA IGLESIA, frente a las muchas que existen hoy en día.


Yo no siempre comprendí lo que esto significa y lo importante que es para los cristianos, creer en la IGLESIA.


Afirmo por tanto, que Creo en la Santa Iglesia Católica, es decir creo por fe y también a veces  por la razón, que lo que enseña es verdad.


Y esto dice el Catecismo de la Iglesia Católica al respecto:



“CREO EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA”



LA IGLESIA ES UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA


811 "Esta es la única Iglesia de Cristo, de la que confesamos en el Credo que es una, santa, católica y apostólica" (LG 8). Estos cuatro atributos, inseparablemente unidos entre sí (cf. DS 2888), indican rasgos esenciales de la Iglesia y de su misión. La Iglesia no los tiene por ella misma; es Cristo, quien, por el Espíritu Santo, da a la Iglesia el ser una, santa, católica y apostólica, y Él es también quien la llama a ejercitar cada una de estas cualidades.


812 Sólo la fe puede reconocer que la Iglesia posee estas propiedades por su origen divino. Pero sus manifestaciones históricas son signos que hablan también con claridad a la razón humana. Recuerda el Concilio Vaticano I: "La Iglesia por sí misma es un grande y perpetuo motivo de credibilidad y un testimonio irrefutable de su misión divina a causa de su admirable propagación, de su eximia santidad, de su inagotable fecundidad en toda clase de bienes, de su unidad universal y de su invicta estabilidad" (DS 3013).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada